La Barcelona
de Gaudí

La Barcelona de Gaudí
La Pedrera
A comienzos del siglo XX, Barcelona sufrió un cambio urbanístico muy importante, convirtiéndose en una ciudad moderna, salubre, organizada y apta para que viviera en ella la nueva burguesía catalana que, entusiasta, miraba hacia Europa con el ánimo de sentirse al día. La arquitectura que llenó sus anchas y regulares calles está ligada al movimiento modernista, que de tantas y tantas maneras podemos ver en otras ciudades europeas, pero que en Barcelona tuvo a su máximo exponente en Antoni Gaudí (1852-1926).

Comenzaron a levantarse edificios que, inspirándose en las formas de la naturaleza, apelaban a una sensualidad insólita y proponían nuevas formas de habitar. Gaudí, uno de los artistas más geniales de su tiempo, dio forma al modernismo encontrando la manera de seducir a las ricas familias burguesas de la ciudad y creando para ellos lugares fantásticos como la casa de La Pedrera o el mágico Parque Güell. Pero, sin duda, su obra más popular es la Sagrada Familia, su gran proyecto inacabado, del que a su muerte había dejado todo diseñado, desde las puntas de las torres, hasta los candelabros del altar. Increíble Gaudí. Una manera realmente especial de conocer Barcelona.