Toledo y las tres culturas: una historia de convivencia

Toledo 0009_BAJA

Patronato Municipal de Turismo de Toledo
Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, Toledo fue la capital de los reinos visigodos. Más tarde, cuando se convirtió en ciudad andalusí su importancia creció llegando a ser el principal núcleo cultural del Mediterráneo occidental. La tolerancia musulmana permitió la convivencia con la gran comunidad judía sefardita y con los cristianos, conocidos como mozárabes, creándose un modelo que todavía hoy resulta ejemplar.

Ciudad cultural por antonomasia, en el s. XIII fue conocida por su importante Escuela de Traductores convirtiéndose en un punto de referencia para todos los estudiosos del mundo. Después, los reyes Católicos agrandaron y embellecieron la ciudad mandando construir el magnífico monasterio de San Juan de los Reyes, uno de los edificios emblemáticos que pueden visitarse en la ciudad, junto a la catedral, la sinagoga, o el hospital de la Santa Cruz, hoy convertido en museo.

En la actualidad, ese insólito encuentro de culturas sigue dando a la ciudad un carácter único que permite imaginar el esplendor de la época medieval y que le consiente seguir llevando el título de “la ciudad de las tres culturas”.